La cebra loca - Revista de curiosidades y entretenimiento

Los pueblos de Europa que tienen más historia

Si lo que se busca al momento de viajar es empaparse contenido cultural e histórico, Europa es el continente apropiado. No en vano lo llaman “el viejo continente”, pues ahí se cristaliza la cultura occidental (o al menos su génesis). Los pueblos de Europa son los principales destinos elegidos por sus cálidos ambientes, pintorescos paisajes y cultura antigua, pero muchos desconocen verdaderamente cuánta historia hay detrás de ellos.

Pueblos de Europa con mucha historia

Entre su infinitud de pueblos, etnias, idiomas e influencias, se configura un panorama diverso y con grandes contrastes. Es por ello que resulta ciertamente fascinante entender el origen histórico de las ciudades visitadas, puesto tal perspectiva brindará al visitante un lente nuevo para observar la realidad.

De pronto un edificio deja de ser solo eso, para convertirse en el legado de millones de personas que vivieron antes que nosotros, recorrieron las mismas estructuras, pasillos y escaleras. Personalidades de la talla de reyes, emperadores o héroes militares.

Definiendo Europa por sus contrastes

Paisa de Estambul

El primer gran referente de la cultura europea no es exclusivamente europeo, sin embargo, resulta crucial para comprender la diferenciación entre el viejo continente en su encuentro con Oriente. Se trata de Estambul, la antigua Constantinopla.

La toma de esta ciudad fue la que motivó el descubrimiento de América, y fue el puerto comercial más importante del mundo durante varios cientos de años.

En su arquitectura y su cultura se refleja cómo Turquía ha amalgamado las influencias europeas junto con las otomanas y orientales, para dar origen a un crisol único de civilizaciones, pueblos y etnias conviviendo en las mismas fronteras. Si bien hoy en día es una urbe moderna, aún conserva el inmenso legado tradicional acoplado a su creciente occidentalización.

El mejor testimonio del europeísmo

En las entrañas del continente europeo se encuentra Austria, y su capital Viena constituye un importante punto histórico para todo el que le interese la cultura del viejo continente. Situada a las orillas del Danubio, además fue capital del Sacro Imperio Romano Germánico, que abarcaba Alemania, República Checa, parte de Francia y multitud de países balcánicos. Su posición estratégica era atesorada por los otomanos, quienes buscaron invadir Europa durante varios siglos.

Sin embargo en los múltiples sitios que enfrentó la ciudad venció en todos, y se constituyó como una poderosa fuerza defensiva de todo el continente. A sus murallas y a la fiereza de sus soldados Europa les debe tanto o más que Carlos Martel en la repelida de las intentonas árabes.

Bello paisaje de la ciudad de Praga

Geográficamente la última ciudad de esta lista está situada en todo el centro del continente. No en vano uno de sus apodos es “El corazón de Europa”. Se trata de Praga, capital de la actual República Checa, cuyo legado histórico es uno de los más fascinantes de toda la cultura occidental.

Fue fundada en el siglo IX y hacia mediados del siglo XIV comenzó un proceso de florecimiento manifestado, al principio, en forma de urbanismos (de los que resalta el Puente de Carlos) para luego, en los siglos XVIII y XIX, concretarse en un auge cultural que dio lugar al Museo Nacional, al Teatro Estatal y al Rudolfinum, una sala de conciertos neorrenacentista empleada por la Orquesta Filarmónica Checa y, en el período entreguerras, como salón de plenaria al parlamento de la extinta Checoslovaquia.

Desde la web

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.